sábado, 29 de agosto de 2009

MANIFIESTO POR LA RESISTENCIA PEDAGÓGICA

El 27 de agosto se firmó en Montpellier el manifiesto de los enseñantes franceses “desobedientes” a las reformas de su ministerio. Desconozco el alcance de la protesta y el grado de implicación del resto del profesorado. Tampoco sé que eco tendría una propuesta similar en nuesto país, en nuestros países... Este es el texto:


Las “reformas" estructurales y pedagógicas impuestas por el Ministerio de Educación no permiten construir una escuela justa, humana y respetuosa con todos los niños. Conducen a la destrucción de la escuela pública para abrirla al mercado. Nuestro deber es resistir.


Al adherirme a esta carta, me comprometo a trabajar en pro de una educación y una instrucción destinada a:


Respetar los derechos del niño tal como se definen en la Convención sobre los Derechos del Niño, incluido el derecho a una educación de calidad para todos, el derecho al desarrollo y el desarrollo armonioso del niño.

Promover la autonomía y la responsabilidad del niño, como ser dotado de razón y conciencia.

Contribuir a la construcción de su pensamiento a través de una pedagogía que enfatice la cooperación y el razonamiento, en lugar de la competencia y la mera repetición de automatismos.

Que los alumnos aprendan a hablar, leer, escribir y contar al ponerlos en situación de reflexión y de intercambio.

Aceptar la autoridad educativa, opuesta al autoritarismo, basada en el respeto de la libertad de conciencia, el respeto mutuo y la legitimidad de las normas desarrolladas en común.

Realizar evaluaciones constructivas que permitan medir realmente los progresos de los alumnos y que favorezcan su autoestima.

Crear las condiciones para la cooperación dentro de la comunidad educativa y en el seno de la clase, de forma que ayuden a cada niño a entrar en el proceso de aprendizaje y a superar sus dificultades.

Promover una reflexión sobre la organización de la vida activa del niño en la escuela que respete sus ritmos crono-biológicos.

Con la firma de la Carta, me coloco en situación de resistencia no aplicando la totalidad o parte de los dispositivos en contra de los valores de respeto, cooperación y progreso. Reivindico, en conciencia, por lealtad hacia la educación pública, y en el nombre de la libertad pedagógica consagrada en la ley, la posibilidad de establecer cualquier alternativa educativa por el interés de los niños.

2 comentarios:

©Lola dijo...

¿Aquí? No creo que moviera mucha gente el culo... pero sería taaaaan bonito... ;))

Eloy Cutanda dijo...

Pues creo que ya va siendo hora. Llevamos unos años muy anestesiados. Y esto de las competencias y colocar la evaluacion en el centro de todo el proceso (inspección dixit) me toca bastante los pelendengues. Lo que me asombra es lo técnicos que nos hemos vuelto todos: programamos elegante y eficazmente con una reforma y con otra. Lo que digo: ¡qué apañaos y qué bien mandaos!